El pasado sábado 14 de enero de 2017 se celebró la primera Asamblea General Extraordinaria de este año con la asistencia de más de 120 socios, a pesar del mal tiempo que se anunciaba y que obligó a muchos residentes de fuera de Cantabria a cancelar su viaje. La reunión tuvo dos partes diferenciadas: una informativa, para  explicar los pormenores del fallo del concurso de ideas y los motivos de adjudicación del premio al equipo ganador y una segunda para votar el desarrollo de la figura del “socio colaborador expectante” y los requisitos para acceder a esta calificación.

Para explicar los pormenores de la adjudicación del premio del concurso de ideas, contamos con la ayuda de dos de los miembros del jurado nombrados por el Colegio de Arquitectos de Cantabria, los arquitectos D. José Ignacio Villamor y D. Clemente Lomba, que pusieron de manifiesto las virtudes del proyecto ganador y las grandes posibilidades que ofrece para conseguir un espacio idóneo para nuestra cooperativa.

La figura del socio colaborador expectante, ya contemplada en nuestros estatutos, necesitaba de un desarrollo para decidir las diferentes formas que puede adoptar, sus derechos y sus obligaciones. La gran cantidad de solicitudes para ser socios de la cooperativa que estamos recibiendo, ha completado o está a punto de hacerlo, el número máximo de 14 socios por año de nacimiento que tenemos establecido, por lo que algunos solicitantes no podrán ser, de momento, socios de pleno derecho. No obstante, si desean mantener un vínculo con la cooperativa a la espera de que se produzca una vacante, pueden optar a ser socios colaboradores en una de las dos variantes previstas de esta figura, votadas y aprobadas por unanimidad en esta asamblea general.

La jornada concluyó con la participación de los dos arquitectos miembros del equipo ganador del concurso de ideas, D. Alberto Morell y D. Manuel de Lara, que explicaron a los asistentes los pormenores de su proyecto y los pasos a seguir para la mejora del mismo a partir de las propuestas de los socios.

Finalizamos el día con la habitual comida de hermandad, esta vez en el restaurante Adelma de Hoznayo

.