///TRASLADARSE A VIVIR A UN COMPLEJO RESIDENCIAL COMO EL NUESTRO

Conviene aclarar que, al margen de las diferencias tan importantes que existen entre vivir en un Complejo como el nuestro o hacerlo en una Residencia geriátrica como las que todos conocemos, está el tema económico.

Podemos ser más competitivos, por las siguientes razones:

  • No tenemos ánimo de lucro. No montamos el Complejo para ganar dinero. El beneficio generado por los servicios prestados a los socios y a terceros no socios, no se reparte, queda en la Cooperativa para hacer frente a los mayores gastos que se originan con los socios dependientes.
  • Financiamos con nuestro dinero el Proyecto y por eso no tenemos gastos de financiación. En nuestro caso puede suponer un ahorro del orden de 400 euros/socio y mes.
  • Trabajamos solamente con un máximo de un 20% de personas dependientes de grado I, II y III.

En una residencia convencional enfocada de cara a la Ley de Dependencia, como es el caso de la mayoría de ellas, trabajan con un 95% o más de personas de grados II y III, con lo cual sus gastos de personal y de otro tipo son mucho más elevados que en nuestro caso.

En nuestro proyecto, el socio decide:

  • Vivir solo o compartir vivienda.
  •  Hacerse la comida, lavar la ropa y arreglarse la casa.
  •  Solicitar que le hagan todas o algunas de las actividades anteriores.

Basándonos en experiencias de proyectos similares, hemos confeccionado para los socios unos precios orientativos pero bastante reales, que para el año 2012 serían los siguientes:

Viviendo solo

  • Sólo alojamiento: 350 euros/mes. Conceptos (1), (2), (3) y (4)

(1)- p/p de la amortización del Complejo.

(2) – p/p luz, calefacción, agua y basuras.

(3) – p/p gastos administrativos y conservación del complejo.

(4) – p/p de personal de recepción (vigilancia), administración, limpieza y mantenimiento de elementos comunes, y sanitario.

  • Todo incluido: 800 euros/mes. 350 euros/mes por el alojamiento por los conceptos (1), (2), (3), y (4) + 450 euros/mes por los conceptos (5), (6), (7) y (8)

(5) Comida

(6) Limpieza de la vivienda.

(7) Lavado y planchado de ropa.

(8) Otros Gastos.

Compartiendo vivienda

  • Sólo alojamiento: 250 euros/persona y mes por los conceptos (9), (10), (11) y (12)

(9) – p/p de la amortización del Complejo.

(10) – p/p luz, calefacción, agua y basuras.

(11) – p/p gastos administrativos y conservación del complejo.

(12) – p/p de personal de recepción (vigilancia), administración, limpieza y mantenimiento de elementos comunes, y sanitario.

  • Todo incluido: 650 euros/persona y mes. 250 euros/persona y mes por los conceptos (9), (10), (11) y (12) + 400 euros/persona y mes por los conceptos (13), (14), (15) y (16)

(13) Comida.

(14) Limpieza de la vivienda.

(15) Lavado y planchado de ropa.

(16) Otros Gastos.

Al margen de las diferencias existentes por el hecho de residir en una u otra opción de las tres señaladas, si solamente comparamos sus costes de utilización, vemos que en nuestro caso es como mínimo un 50% más económico en comparación con las otras opciones, ahorrándonos del orden de 800 a 1.700 euros/persona y mes.

Conclusión: nuestro proyecto es el único que económicamente está al alcance de la mayoría de las personas. Otra cosa es que nos guste la idea y queramos participar en el mismo.