Con el fin de aclarar dudas respecto a las particularidades de la cooperativa, hemos creado este apartado en el que iremos dando respuesta a las preguntas que con más frecuencia nos hacen las personas que se interesan por nuestro proyecto. Intentaremos agruparlas por temas, empezando por las preguntas y respuestas relacionadas con la DEPENDENCIA.

¿Dónde está contemplada la respuesta a los temas de la dependencia que se describen a continuación?   En los Estatutos de la Cooperativa que han sido confeccionados y aprobados por los socios fundadores. En la página Web de la Cooperativa se ha colgado una copia de los mismos dentro del apartado “Inicio” – “Documentación social”. 

¿El proyecto contempla la atención a la dependencia?     Por supuesto, nadie se verá forzado a abandonar la Cooperativa debido a una dependencia. 

¿ Está controlado el porcentaje de dependientes en nuestro proyecto?    Si. Tenemos muy claro que no queremos reproducir un modelo geriátrico al uso donde más del 80 % de sus residentes sean grandes dependientes de grado III. Queremos invertir la situación  para que el 80 % de sus residentes sean como mínimo personas autónomas y con ello estamos reproduciendo fielmente lo que ocurre en la vida real donde no más del 18 % de las personas de 65 y más años acaban siendo dependientes en distintos grados (I, II y III). 

¿Con los 91 socios actuales (15-04-2015) cual sería el porcentaje de dependencia esperado a lo largo de los años?   En caso de producirse la incorporación del socio al complejo residencial con una edad media de 70 años (como residente) y sin nuevas incorporaciones (supuesto más desfavorable), la situación sería la siguiente: 

            Año 2018. Personas residiendo: 34. Personas dependientes:  3,70 (10,57 %)

            Año 2023. Personas residiendo: 65. Personas dependientes:  7,44 (11,45 %)

            Año 2028. Personas residiendo: 70. Personas dependientes: 12,64 (18,06 %) 

¿Está calculado el número de personas dependientes en nuestro proyecto?   Si, tenemos la obligación de conocer este dato con antelación para así adaptar el diseño arquitectónico a las necesidades esperadas y calcular el coste de la dependencia cuando se presente. En nuestro espacio, por cada 100 residentes, no más de 18 personas acabarán siendo dependientes en distintos grados (I, II y III). 

¿Hay alguna razón para justificar el control de la dependencia?   Si, cuanto menor sea  el porcentaje de residentes dependientes más apetecible y atractivo será el espacio residencial y será más económico y asequible para las personas con recursos limitados . Queremos construir un espacio con vida al alcance de muchas personas. 

¿Cómo se controla el porcentaje de dependencia?  A través de las nuevas incorporaciones de socios, de forma que equilibremos las edades de los mismos. Esto quiere decir que habrá casos en que podamos aceptar a nuevos socios y otras veces habrá que rechazar su incorporación, en función de los intereses que en ese momento tenga la cooperativa. 

Hay un dato que nos sirve de guía:  en la vida real tomando como referencia  a las personas de 65 y más años, las mayores de 80 años representan el 31 %. La incidencia de la dependencia en España es de un 8% entre los 65 a 79 años y se dispara al 40 % entre la población de 80 y más años. Por lo tanto, controlando las nuevas incorporaciones puedo conocer el porcentaje esperado de socios mayores de 80 y más años. 

¿Que datos se han utilizado para calcular la esperanza media de vida de las personas a partir de los 65 años?   Los facilitados por los organismos oficiales: 84 años para los hombres y 88 años para las mujeres. 

¿ Como se atenderá a las personas dependientes?   Somos conscientes de que hay personas dependientes que pueden permanecer en sus casas y ser atendidas a través del servicio propio de atención domiciliaria de la cooperativa (estimamos un 60%), pero el resto (grandes dependientes, en especial cognitivos) requieren por su situación una atención permanente y continuada las 24 horas del día y habrán de cambiar su residencia habitual y desplazarse a vivir a pequeñas unidades de convivencia integradas en el complejo residencial, siguiendo el modelo que se aplica en los países del norte de Europa (Suecia, Dinamarca, Noruega, Holanda, etc). 

Tenemos claro que las personas que tengamos que pasar por las unidades de convivencia debemos disponer de los mejores espacios y de la mejor y más completa atención asistencial. 

¿Cuánto puede suponer el coste económico de las personas dependientes?   Se ha calculado sobre el supuesto más desfavorable del  20 % de residentes dependientes, 12 personas atendidas en sus propios domicilios con una intensidad media de 60 horas/persona/mes  (20 horas de media en Cantabria a través de la Ley de Dependencia) y 8 personas grandes dependientes con atención residencial permanente las 24 horas). 

Por cada 100 residentes, autónomos o dependientes, sobre los que se ha de repercutir el coste de la dependencia, supone un incremento medio cercano a los 150 euros/residente y mes. 

¿Tendré que pagar más cuando sea dependiente?   No, hemos creado un Fondo de Solidaridad para ayudarnos unos a otros y por los mismos servicios pagaremos idéntica cantidad. Al coste reflejado en el punto anterior habría que descontar las posibles ayudas económicas a la dependencia que pudieran conseguirse a través de la Ley de la Dependencia y los posibles beneficios generados por la Cooperativa destinados a nutrir el Fondo de Solidaridad. 

¿ Puedo hacerme socio siendo en ese momento una persona dependiente?  No es posible. Otra cosa diferente es si la dependencia sobreviene con posterioridad a la fecha de alta como socio, en cuyo caso no hay problema ni trato diferente con respecto a cualquier socio autónomo.