///UTILIZACIÓN DEL COMPLEJO

La utilización del complejo se atendrá a las siguientes  normas:

  1. Los socios de pleno derecho podrán solicitar el alta como residentes cuando lo estimen oportuno. Se garantiza a cada socio de pleno derecho, por tanto, la ocupación de una vivienda y el uso de las instalaciones y servicios en el momento en que lo demande.
  2. Nuestro proyecto no está contemplado como una segunda residencia. Cuando un socio de pleno derecho decide hacer uso del mismo de forma permanente, ha de pasar a ser su residencia habitual. Esto no quiere decir que no pueda pasar una temporada en casa de un hijo, de vacaciones, etc. Lo que no se permite es utilizar el espacio como segunda residencia para el verano o los fines de semana, ya que esta modalidad de uso no desarrolla una vecindad estable en el tiempo y es eso lo que precisamente nos interesa potenciar.
  3. Es decisión del socio de pleno derecho vivir solo o compartir la vivienda con otra persona en las condiciones económicas que se establezcan para los dos supuestos.
  4. Los socios menores de 50 años podrán hacer uso de las instalaciones y servicios del Complejo, excepto el alojamiento con carácter permanente, aunque, excepcionalmente, se permitirán estancias temporales justificadas por convalecencias, rehabilitaciones, o situaciones similares. En el caso de parejas, al menos uno de los dos debe ser mayor de 50 años para tener derecho al uso permanente. Sólo el Consejo Rector de la Cooperativa podrá autorizar el uso permanente de todas las instalaciones y servicios a personas menores de 50 años que no sean pareja y cuyas circunstancias se encuadren dentro de los fines perseguidos.
  5. La Cooperativa se guiará por el principio de que mientras no se utilicen las instalaciones y servicios, el socio no tiene que hacer frente a ningún tipo de gasto, y cuando los utilice pagará exclusivamente por los gastos que genera el servicio utilizado.