/// QUÉ CARACTERÍSTICAS QUEREMOS QUE REÚNA EL PROYECTO

No se trata de construir una residencia de mayores como las que todos conocemos, es algo totalmente diferente. Queremos que cumpla las siguientes características:

  •  Que sea exclusivamente un lugar de residencia para las personas que hayan elegido voluntariamente esta opción.
  •  Que esta pequeña ciudad, esté diseñada pensando en quienes la van a habitar, personas autónomas y con necesidades de ayuda.
  • Que sea un espacio con vida propia, acogedor, deseable y amigable para vivir.
  •  Que no exista ningún tipo de barreras arquitectónicas en todo el Complejo.
  • Que esté construido en planta baja para comodidad de los residentes.
  • Que disponga de un alto porcentaje de espacios libres (en nuestro caso del orden del 70%) para el disfrute de los residentes.
  • Que cuente con espacios residenciales y comunitarios diferenciados para las personas autónomas y las que necesitan ayuda, pero integrados en el espacio.
  • Que en los espacios residenciales se siga gozando de la máxima libertad e intimidad.
  •  Que cuente con espacios comunitarios para poder relacionarnos y evitar la soledad.
  • Que pueda ser disfrutado con los familiares y amigos y así poder invitarles a comer o a que pasen unos días con nosotros (en la vivienda o en las habitaciones para invitados).
  • Que los residentes podamos recibir la atención y cuidados que precisemos en nuestro propio hogar, dotando para ello al Complejo con todo tipo de servicios de atención, tanto domésticos como asistenciales.
  • Que cuente con un alto porcentaje de personas autónomas residiendo en todo momento en el Complejo (mínimo 80%), con el objeto de crear un espacio con vida propia y evitar que se transforme en una residencia geriátrica como la gran mayoría de las que conocemos, en las que se concentra un porcentaje altísimo de personas dependientes de grado II y III.

Trataremos de reproducir en el Complejo lo que ocurre en la España real:

– El 31% de las personas mayores de 65 y más años tienen 80 y más añós

– La incidencia de la dependencia en las personas de 65 y más años es de un 8% entre 65 y 79 años y de un 40% en el tramo de 80 y más años, resultando una dependencia media del 18% entre la población de 65 y más años. Para ir más seguros vamos a subir del 18 al 20%

Aplicando estos datos a nuestro proyecto, por cada 100 socios residiendo habrá un máximo de 20 personas dependientes, de los cuales 12 podrán ser atendidas en su propio domicilio y 8 (grandes dependientes) en pequeñas unidades de convivencia.

En los Estatutos está regulado que las solicitudes presentadas por las personas que quieren causar alta como nuevos socios de la Cooperativa, serán admitidas si cumplen con los requisitos exigidos y su incorporación encaja dentro de las proporciones entre residentes con menos de 80 años años y los que sobrepasan esta edad. En caso contrario, serán rechazadas hasta que no se restablezcan las citadas proporciones al causar baja en la Cooperativa algún socio.

  •  Que el socio pueda decidir cuándo utilizar el Complejo y que mientras no lo utilice no tenga que afrontar ningún tipo de gasto.
  •  Que el socio pueda decidir entre vivir solo o compartir con otra persona el espacio residencial.
  •  Que sea un proyecto sin ánimo de lucro, donde los beneficios generados se queden en la Cooperativa para el fin que en otro punto se detalla, y donde no se pueda especular con la inversión a realizar.
  • Que sea un proyecto pensado exclusivamente para las personas que quieran invertir en su bienestar una parte de su patrimonio.
  • Y lo más importante, que el proyecto sea accesible económicamente, es decir,  al alcance de la mayoría de las personas que quieran participar. No es necesario disponer de grandes recursos económicos para poder costear la inversión a realizar y su posterior utilización.